Categorías
Florida (2009) Viajes

Dia 6. Siesta Key y Tampa

Puede sonar raro que Hoy hemos desayunado cereales ya que no soya nuestras madres pero es que los Special K de chocolate de aquí son como un duro de los antiguos de grandes y con trozos de chocolate, mmm… Ayer mangamos un par de cucharillas de un bar y por fin hemos podido estrenarlas.

Como teníamos miedo de acabar como la bandera de Japón en la playa (fondo blanco con punto rojo tumbado) nos hemos aprovisionado de una sombrilla, una hamaca y un rosco y hemos puesto rumbo de nuevo a Siesta Key (si , siestaqui, si). No hay mucho que contar de la playa ya que os lo contamos ayer y nos hemos pasado todo el tiempo flotando en el agua con nuestro estupendo rosco nuevo. Mientras hacíamos un paseo en calesa (oruga como caballo tiraba de mi montada en el rosco) hemos visto en el agua una manta de un metro cuadrado. Primero fue el pez luna, ayer el delfin y hoy una manta gigante. Fuera de coñas, era enorme tanto que Caracola pensaba que era una roca hasta que comenzo a moverse!!!

Mientras yo me quedaba en el agua arrugandome, Oruga probaba la comodidad de su nueva hamaca. Tras una siesta en Siesta Key (y dale con la bromita) vimos algo curioso a nuestro lado; un chaval corria a toda pastilla hacia la salida de la playa, seguido por un hombre que daba voces que no entendiamos. El vigilante de la playa salio a su vez corriendo y ahi se monto el dispositivo. Un par de agentes del sheriff en quad comenzaron a seguir a la comitiva. Lo que nosotros pensamos que era un robo en toda regla, resulto ser el robo de una cerveza!!! Flipante, les roban la cartera en España y la poli impasible les diria que fueran a denunciar…

Una vez terminado el circo, nos metimos en el agua. El cio comenzaba a ponerse negro y amenazaba tormenta, pero pensamos que seria como el dia anterior que al finaL no llovio. Cinco minutos despues el vigilante colgaba la bandera amarilla para instantes despues sacar la roja de prohibido bañarse acompañada de bocinazos (con esos de los botes de spray) para sacar a la gente del agua. No entendiamos muy bien el motivo de tanta alarma ni el hecho de que la gente saliera disparada de la playa hasta que mientras Oruga hacia con la camiseta el lago de los cisnes se levanto un viento de la leche que se llevo nuestro rosco volando y Oruga (el hijo del viento) lo siguio hasta placarlo mientras yo me hacia un ovillo con la sombrilla y de repente llego el chaparron. Comenzo a llover a toda leche y cortinas de arena-harina iban rebozandonos cual croqueta. Cuando llegamos al coche ibamos cubiertos hasta las orejas y diluviaba.

Ahora disponemos de nuestra propia playa privada en el coche. No hay ni un centimetro sin arena, blanca y muy bonita, eso si.

Como ya estabamos empapados y rebozados pusimos rumbo a Tampa para buscar un hotel y poder quitarnos la arena de encima con una refrescante ducha.

Bien limpitos y aseados cogimos el coche para ir al centro de Ibor, el centro historico de Tampa, de principios de siglo donde se asentaron los tabaqueros cubanos cuando se marcharon de Key West. Hoy en dia la zona esta montada al mas ouro estilo yanki para guiris. Basicamente esta lleno de cafes antiguos y cavas de puros donde aun los hacen a mano.

Aprovechamos para tomar un par de expressos (no en todos lados tienen cafe normal!) y escribir un poco en el blog mientras apartabamos moscas en un restaurante griego y veiamos a las camareras bailar y tirar platos al grito de «Opa!».
Nos cansamos de las moscas y fuimos a un bar que eetaba en la segunda planta de lo que parecia un centro comercial pero que no lo parecia porque estaba en medio de una de las construcciones tipicas de primeros de siglo. Aprovechamos para «picar» algo (recordad el tamaño de todo por aqui…) y tomarnos unas cervezas y charlar y charlar mientras se ponia el sol sobre la ciudad de Tampa al fondoy el tranvia pasaba por la calle de atras con su campanilla… Muy bonito…

Nos animamos y fuimos al bar de al lado que habia musica en directo y aunque el grupo era una «puta mierda» (literalmente por Oruga) el sitio molaba y estar en la barra tomando una «Corona» era un gustazo…

Y nos recogimos en el hotel para mañana que se preseta un dia movidito en… (ya lo vereis!)

Una respuesta a «Dia 6. Siesta Key y Tampa»

Responder a Perroflaco Cancelar la respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s