Categorías
América Chile (2014)

Día 19. Valparaíso – Barcelona

¿¿Qué pasa con las vueltas de vacaciones?? ¡¡QUE SON UNA MIERDA!! No quieres volver porque eso quiere decir volver a la rutina, a esa parte de la rutina que no te gusta nada de nada y al curro. Que aunque tu curro te encante (yo no estoy en ese punto de mi vida ahora mismo…), no es la vuelta al trabajo, es más el tema de los horarios.

Aquí y ahora estoy, dentro de 2h esto otro… Y así…

Pero por otro lado tu camita, esa cómoda y limpia te llama desde España, y echas de menos cosas tontas como:

  1. No llevar tu ropa a cuestas como un caracol
  2. Que el agua caliente sea corriente y no aleatoria
  3. Tu cama con tu almohada
  4. Poder ir descalza por casa

Pequeñísimos placeres, pero que el primer día de vuelta te alegran mogollón (¡al dia siguiente ya querrías estar otra vez de vacaciones!)

Y ese fue el pensamiento que nos hizo ser capaces de levantarnos a las 04:00h a.m para ir a la estación de autobuses, para llegar al aeropuerto.

Como el día anterior el chico del hostal le había dicho a Oru, que no es que fuera muy peligroso a esas horas, pero que ya sabía que a esas horas la gente estaban muy borracha y se peleaban entre ellos, que tuviéramos cuidado que no era una hora buena. (Como que ya sabemos? ¡Pues no! NO es una normalidad, aunque es mas habitual de lo que quisiéramos muchos, no es algo normal que te apuñalen! :S)

Así que salimos del hostal con más ojos que una mosca, y nada más salir, algo que ya habíamos odio desde la habitación, pero que pensamos que era un coche… Música a toda pastilla saliendo de un bar subterráneo que hay casi enfrente del hostal. Cuando digo a toda pastilla, digo que podríamos haber pedido una birra, salido a la calle e intentar hablar entre nosotros y no nos hubiéramos oído, porque el volumen de música que tiene un pub normal en España, era la que escuchábamos en la parte de arriba, así que no quiero saber cómo era la parte de abajo!

En 10min ya estábamos en la puerta de la estación, porque íbamos como el correcaminos pero con el coyote a cuestas (la mochila) y tardamos menos de la mitad de lo que habíamos previsto el día anterior. Al llegar, la puerta de la estación cerrada… no abriría hasta las 5. Pacientemente y soñolientamente esperamos hasta que llegó nuestro bus, y 1.30h después amanecimos en el aeropuerto.

Nuestar escala es en Sao Paulo, y son solo un par de horitas. Nada más salir del avión tenemos la impresión de que estamos estrenando aeropuerto. No es que esté limpio, está nuevísimo!!! Debe de ser una de esas terminales que no usa nadie, porque a parte de los viajeros de nuestro avión no hay ni un alma mas en todo la terminal, y nuestro paseo hasta la conexión con el vuelo a España se hace bastante larga y tediosa porque por los interminbles y vacios pasillos no hay nada con qué entretenerse!

Cuando ya llegamos a la parte de conexiones, nos paran en menos de 4m2, para que pasemos otra vez por seguridad… Como????

Teniendo todo el aeropuerto vacío de gente y cosas, no se os ha ocurrido hacerlo un poco antes y que la gente no tengamos que estar en el medio del único pasillo estrecho haciendo una cola interminable y leeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeenta?? Y ya que es solo para acceder a las conexiones, tampoco se ha planteado nadie poner mas de un detector?

Total, que ahora sé porque no hay nada por el camino para entretenerte, porque como ya llevamos unos 25min en la cola si te ponen tiendas o carteles, puede ser que te pares y pierdas tu conexión, es mejor que lo esperes todo en la cola de seguridad.

En nuestra cola llevamos al Nobel de literatura, un hombre que en otro tiempo fue musculoso y que ahora le cuelgan más pellejos que a Keith Richards, aunque se nota que sigue habiendo hormonas de por medio y una panza que nada tiene que ver con un embarazo.

El hombre ha perdido el cuello, pero para que nadie se dé cuenta y le mire a esa parte de su anatomía que comparte con Fernando Alonso pero que solo le mide 3cm, que es de la que menos orgulloso se siente, se ha hecho una tatuaje con unas letras preciosas, sacadas del Word art en las que pone Vanessa y un corazón…

Dicen que detrás de un gran hombre siempre hay una gran mujer. Y en este caso no podía ser de otra manera, así que “Marie Curie indecisa” acompañaba a nuestro amigo. Él hacia el papel de hombretón – pasota – resabiado – pepito piscinas, y ella de mosca cojonera, parlanchina y sabelotodo. Total que después de contarle su vida la chica de seguridad en otro idioma

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s